Theme Layout

Boxed or Wide or Framed

Theme Translation

Display Featured Slider

Featured Slider Styles

Display Trending Posts

Recent Posts

Display Instagram Footer

Dark or Light Style

Buscar este blog

Con la tecnología de Blogger.

Contribuyentes

Etiquetas

Los errores más comunes al inyectarse el rostro






Los tratamientos de belleza son una excelente herramienta, para lucir radiante. Sin embargo, las cosas no siempre funcionan como el paciente lo desea. 

Sobre todo, las inyecciones en el rostro no deben tomarse a la ligera, porque el arrepentimiento puede ser el único resultado en procesos que no tienen reverso por la falta de información del cliente. 

Por ésto, el doctor Fernando Guerrero Burgos, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, comparte cinco de los errores comunes que se cometen en la sinergia entre paciente y un profesional que promete o sucumbe ante falsas expectativas.

1.       Seleccionar mal al paciente: “cuando me refiero a elegir bien a las candidatas es porque debemos conocer sus hábitos y estilo de vida para anticipar los resultados”, dice el experto. “Se debe conocer también la temporalidad de cada inyección, para indicar fechas y zonas de retoque”.
2.       Sucumbir ante falsas expectativas: muchas pacientes piden presupuestos y ayuda en línea, pero los expertos deben conocerlas en persona para establecer una historia clínica y descartar a quien padece dismorfobia (alteración psiquiátrica en donde la paciente jamás aceptará su realidad y buscará continuamente un cambio).
3.       No conocer el producto: la mayoría de las malformaciones surgen por no conocer lo que se va a inyectar. En México, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) garantiza la calidad de los tratamientos. “Bajo ninguna circunstancia se debe usar un material que no se absorba en el cuerpo, todo biopolímero (que son las sustancias inertes que no se absorben) están perfectamente contraindicados, ya que causan una reacción antígeno anticuerpo y una enfermedad llamada poradyuvante o modelante, que provoca graves problemas a la salud de manera sistémica y local”, subraya el doctor.
4.       Elegir mal a tu experto: el doctor invita a los pacientes a ser selectivos y usar la lógica cuando están frente a un profesional, ya que esa imagen que proyecta es la que va a plasmar. “Como pacientes hay que ser cautos y definir si el concepto de belleza que tiene el profesional es realmente lo que quiero que haga en mí. Pregunten de su trabajo, busquen recomendaciones, revisen otros procesos que hayan hecho con fotos del antes y el después, además de evidentemente verificar sus certificaciones”.
5.       No seguir las recomendaciones después del proceso: Tras la inyección de cualquier producto, es indispensable realizar las recomendaciones postoperatorias, porque hay sustancias que tienden a migrar si no se esperan por lo menos cuatro horas en el sitio de aplicación sin tallar la cara, sin hacer esfuerzos, sin agacharse o durmiendo en una posición semisentada.
QuickEdit