Theme Layout

Boxed or Wide or Framed

Theme Translation

Display Featured Slider

Featured Slider Styles

Display Trending Posts

Recent Posts

Display Instagram Footer

Dark or Light Style

Buscar este blog

Con la tecnología de Blogger.

Contribuyentes

Etiquetas

¿Cómo ha cambiado la rutina de belleza?


 

Mujer cuidando su piel. Rutina de belleza.

La pandemia ya lleva un año, parece que no va a terminar. En ella, se han cambiado los hábitos, la rutina de belleza, por el uso de cubrebocas y el distanciamiento social.

Tras un año de cuarentena, el equipo de Estrategia de another, agencia independiente regional de comunicación, presenta un reporte, en el que comparte los nuevos comportamientos de los consumidores.

“El 59% de los consumidores encuestados afirma haber cambiado su rutina de cuidado personal, durante la cuarentena. Este importante aumento refleja cómo, en poco tiempo, los hábitos se modifican y cómo los consumidores son los que marcan el rumbo y las marcas -en este caso la industria de belleza y cosmética- son las que deben escuchar, estar atentas y actuar en consecuencia a estos cambios”, dice Luis Ebenezer, VP de Estrategia y Experiential Marketing de Another Company.

 

Las prácticas que aumentaron entre las mujeres son las siguientes:

Rutina de Skincare más larga, con más productos.

Nuevos horarios, mayor frecuencia en la aplicación de cosméticos.

Mayor cuidado interno: salud emocional y suplementos alimenticios.

Mayor frecuencia de limpieza facial y de manos, así como de la aplicación de mascarillas.

Interés en los beneficios de los productos, los tutoriales de maquillaje y las rutinas faciales, principalmente, en generaciones jóvenes.

Interés en soluciones para problemas específicos, como acné y manchas.

Rutinas de belleza con productos de origen natural.


 Las prácticas que disminuyeron son: el uso de la plancha de pelo, el secador, el maquillaje y la depilación.

Mujer mirándose al espejo, poniéndose una mascarilla facial. Rutina de belleza.


Las prácticas que aumentaron entre los hombres son las siguientes:

Lavado de cara, dientes y manos.

Uso de productos especializados.

Mayor frecuencia y constancia de aplicación, de productos de belleza.

Búsqueda de soluciones para temas específicos, como acné.

Atención a la ansiedad.

Experimentación con nuevos productos.

Adopción de nuevos rituales, como aplicación de mascarillas.

Inversión en Skincare.

 Las prácticas que disminuyeron son: afeitado y baño, al igual que se redujo el uso de cremas, gel para el pelo y desodorante.